Ventajas de usar una encimera de piedra para la cocina

Las encimeras forman una zona de la cocina que absorbe gran cantidad de trabajo diario, por lo que es preciso prestar mucha atención en la elección de sus materiales, según los hábitos que se tengan y el volumen de trabajo que se vaya a desarrollar. Entre los factores a tener en cuenta, está la resistencia, durabilidad, facilidad de limpieza, una estética atractiva y un óptimo tratamiento antibacterias.

Los materiales entre los que se puede optar son muy variados, desde los más tradicionales y clásicos, hasta los más modernos, con una mayor resistencia al desgaste, nuevas prestaciones que aseguran un eficaz mantenimiento y todo tipo de diseños para los clientes más exigentes.

En cuanto al grosor necesario, es lo normal que se encuentre entre dos y cuatro centímetros, aunque también influirá mucho el tipo de material. Algunos materiales superan este grosor. La profundidad de la encimera será a gusto del cliente, un mínimo a partir del cual es posible trabajar con comodidad, estaría en torno a los 70 cm.

Tipología de materiales para encimeras

Entre los materiales más comunes estarían:

  • Sintéticos, blandos y duros, compuestos por minerales y resinas, y con una gran resistencia a golpes y raspaduras.
  • Encimeras de madera, más frágiles y vulnerables, aunque puede incrementarse su vida y duración con un buen tratamiento impermeabilizantes. Pueden ser normales y tropicales.
  • Una capa de metal cubre la superficie de la encimera. Son zonas fáciles de limpiar, muy resistentes a la humedad y a cambios bruscos de temperatura.
  • Son las más económicas. Se fabrican a partir de aglomerados de madera y resina sintética, cubiertas por una lámina plástica. Soportal mal las altas temperaturas.
  • Cerámicos. De un agradable aspecto porcelanito, son resistentes a golpes, a temperaturas altas y a la humedad, entre otras cosas, porque no hay ninguna filtración posible.
  • Cristal. Su acabado ofrece una sensación de elegancia. Sin embargo, su vulnerabilidad ante los golpes y su dificultad de limpieza ocasionan una baja demanda.
  • Micro cemento. Compuesto por una proporción de cemento y de cuarzo, consiguiendo un efecto alisado, en variedad de colores e intensidades y con una gran resistencia.
  • Piedra natural. Las encimeras más resistentes.

Encimeras de piedra natural, resistencia y durabilidad

Se trata del material más duro y resistente para la labor de cocinado diaria, en cuanto a golpes y arañazos. Las más demandadas son las de mármol y granito, éstas últimas menos duras. Ofrecen gran resistencia también a la humedad, pues no hay ningún filtrado. Sin embargo, los ácidos y productos abrasivos van mermando su color. Soportan perfectamente cualquier cambio de temperatura, por brusco que sea, pero son susceptibles de rayarse con mucha facilidad.

Entre las clases de encimeras de piedra, están las de piedra natural, elegantes y atemporales, las de granito, repelentes al agua, resistentes como ninguna otra y muy higiénicas, caracterizadas por su larga duración; además, pueden combinarse con otros materiales. Algo menos frecuentes son las encimeras de mármol, por su facilidad de formación de manchas. Las de piedra natural se fabrican mezclado piedra natural molida, algún tipo de aglutinante, y el uso de altas presiones para comprimir. Pueden usarse colorantes y esquirlas de cristal.

Ventajas e inconvenientes de encimeras de piedra

Las encimeras de granito y las de piedra en general ofrecen más ventajas que inconvenientes. Entre estos últimos está la cuidadosa elección del producto para la limpieza, evitando algunos productos ácidos que puedan dejar una desagradable marca en la piedra. En cocinas de gran tamaño, el montaje tiene que ser perfecto para disimular las juntas entre las piezas.

Sin embargo, sus ventajas las convierten en la mejor opción. No se arañan, soportan muy bien las altas temperaturas y no necesitan un mantenimiento muy exigente. Son sencillas de limpiar, aunque sea con agua jabonosa. Suele fabricarse con un compuesto de piedras naturales, donde cada trozo es único, lo que aporta una sensación de originalidad, añadiendo además, que puede optarse por el acabado que se desea, sea un aspecto pulido, satinado o envejecido, entre otros. Al inconveniente del precio elevado hay que argumentar que, dada su elevada resistencia y durabilidad, su relación entre calidad y precio es la mejor del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *